No comments yet

Card. Sturla: “Si no somos Iglesia misionera, no somos la Iglesia de Jesús”

Se realizó el 5° Taller Jacinto Vera
5° Taller Jacinto Vera/ Fuente: Federica Inthamoussu

El sábado 16 de marzo, en el cine del Colegio Maturana se realizó el 5° Taller Jacinto Vera, en preparación para la Misión Casa de Todos que tendrá lugar durante el tiempo pascual. Este encuentro fue el último a nivel general, ya que el 6° Taller Jacinto Vera se realizará a nivel parroquial.

El encuentro comenzó sobre las 9 de la mañana, con la animación musical de un grupo de jóvenes liderado por Gabriel Suárez. Representantes de las distintas parroquias de las 8 zonas de Montevideo, sacerdotes, consagrados, laicos, se hicieron presentes en este encuentro arquidiocesano en preparación a la misión.

Vocación a la santidad

Para comenzar el taller el P. Daniel Kerber, Vicario Pastoral de la Arquidiócesis de Montevideo, invitó a los concurrentes a un momento de oración a través de un canto. Luego guió un momento de reflexión con la Palabra de Dios. Alentó a los participantes diciendo: “Hay que rezar por los enemigos, por los que nos persiguen. Amar bíblicamente es hacer el bien al otro. No debemos devolver el mal por mal”, y agregó “la perfección y la misericordia se resumen en la santidad. Estamos llamados a ser santos, esa es nuestra vocación”.

Más adelante, el P. Ignacio Rey Nores, sj, de la Parroquia San Ignacio, presentó el camino recorrido con el programa misionero Jacinto Vera y cuáles son los siguientes pasos. Sobre la realización de estas instancias reflexionó que “hay una fuerza juvenil en los talleres”. “Como adultos tenemos que unirnos a ellos para que la Misión Casa de Todos salga adelante”, añadió. El sacerdote jesuita señaló que “queremos ser una Iglesia en salida y para eso tenemos que prepararnos. La Cuaresma es un tiempo propicio. Hay que ponerle cabeza y corazón a la Misión”.

captura

Testimonios del camino recorrido

Después llegó el momento de los testimonios. En primer lugar lo hizo la familia Alcorta Colomer, la familia del recientemente ordenado sacerdote por el clero de Montevideo Sebastián “Cheba” Alcorta. A él se sumaron, sus padres, su hermana y sus sobrinos.

La encargada de tomar la palabra fue Natalia Alcorta: “En algún momento de mi vida me di cuenta que la Misa no era una obligación, sino una necesidad”, dijo. “Con toda la familia participamos en la Misa, bendecimos los alimentos antes de cada comer e incluso nuestros hijos tienen muñecos de Jesús y María para jugar”, agregó.

Luego el Padre Guillermo Striebeck anunció que, en el marco de la Misión Casa de Todos, la Sociedad San Juan quiere inaugurar una “Casa de la Palabra” para invitar a los vecinos del barrio Borro. A continuación, Ivonne, integrante de la comunidad de la Parroquia de Guadalupe destacó el servicio brindado por los sacerdotes misioneros y como esto contagió a los vecinos. Y en ese contexto agregó: “siempre estoy y estaré disponible para servir a Dios”.

Para culminar este momento de testimonios Gastón, integrante de la Parroquia San Ignacio, compartió su testimonio de conversión. Relató que “gracias a mi hija, que empezó a ir a catequesis, yo me sumé a la vida cristiana”. Y visiblemente emocionado añadió: “tomé la primera comunión el pasado 8 de diciembre junto a ella”.

Escuchar, hacerse prójimo y testimoniar

Las actividades del taller siguieron, tras un breve receso sobre las 11 de la mañana, con unos divertidos sketches sobre situaciones que podrían registrarse a la hora de la misión. A cargo de este momento estuvieron los jóvenes de la Sociedad San Juan y de Iglesia Joven Montevideo.

Al concluir el momento artístico, el P. Daniel Kerber informó que se está elaborando una ficha de trabajo para la Misión Casa de Todos. Este material se repartirá en las parroquias y también estará disponible en la web de ICM.

En el último tramo del taller habló el Cardenal Daniel Sturla. Destacó el entusiasmo con que la Arquidiócesis de Montevideo está trabajando para la Misión Casa de Todos. También aseguró que “no queremos ir a polemizar ni tampoco confrontar” y sobre esto remarcó que a la hora del cara a cara “debemos tener una idea de los otros grupos religiosos para poder ser una verdadera Iglesia en salida”.

El Arzobispo de Montevideo señaló 3 desafíos claves para la misión: escuchar, hacerse prójimo y testimoniar. Aclaró que cada comunidad adaptará estos desafíos a su realidad “porque todas las parroquias de Montevideo son de carismas distintos y también están presentes en contextos diferentes”. Sobre el final de su alocución aseguró que “Si no somos Iglesia misionera, no somos la Iglesia de Jesús”.

El 5° Taller Jacinto Vera culminó con la bendición final del Cardenal Daniel Sturla, junto a los Obispos Auxiliares, Mons. Luis Eduardo González y Mons. Pablo Jourdan.

Escribir comentario