No comments yet

La Unción de los enfermos

Flickr.com/Roman Catholic Archdiocese of Boston

“¿Está enfermo alguno de ustedes? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que recen por él y lo unjan con el óleo en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo y el Señor lo restablecerá; y si hubiera cometido algún pecado, le será perdonado”. La cita corresponde a la Carta de Santiago, donde queda patente que ya en los primeros tiempos del cristianismo se vivía este sacramento centrado en la misericordia de Dios ante la enfermedad y el sufrimiento.

“Cada vez que celebramos ese sacramento, el Señor Jesús, en la persona del sacerdote, se hace cercano a quien sufre y está gravemente enfermo, o es anciano”, indicó el Papa Francisco en una catequesis dedicada a este sacramento de sanación. “Es Jesús mismo quien llega para aliviar al enfermo, para darle fuerza, para darle esperanza, para ayudarle; también para perdonarle los pecados. Y esto es hermoso (…). El consuelo más grande deriva del hecho de que quien se hace presente en el sacramento es el Señor Jesús mismo, que nos toma de la mano, nos acaricia como hacía con los enfermos y nos recuerda que le pertenecemos y que nada —ni siquiera el mal y la muerte— podrá jamás separarnos de Él”, agregó Francisco en aquella oportunidad.

¿Quién puede recibir este sacramento?

Se considera oportuno recibirlo cuando el fiel empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez.

¿Cuáles son los efectos de la Unión de los enfermos?

La unión a la pasión de Cristo, para su bien y el de toda la Iglesia; el consuelo, la paz y el ánimo para soportar cristianamente los sufrimientos de la enfermedad o de la vejez; el perdón de los pecados si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la penitencia; el restablecimiento de la salud corporal, si conviene a la salud espiritual; la preparación para el paso a la vida eterna.

¿Cuántas veces se puede recibir?

Las veces que sea necesario.

¿Es necesario ser un católico practicante para tener la Unción de los Enfermos?

No. Todos pueden acercarse a Dios en el momento que quieran. Sí tienen que estar bautizados -como para recibir cualquier sacramento-, algo para lo que también siempre es tiempo.

¿Cómo se hace para pedirlo?

Hay que contactar al párroco de la zona y coordinar con él.

¿Qué es el viático?

“A los que van a dejar esta vida, la Iglesia ofrece, además de la Unción de los enfermos, la Eucaristía como viático. Recibida en este momento del paso hacia el Padre, la Comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo tiene una significación y una importancia particulares. Es semilla de vida eterna y poder de resurrección” (Catecismo de la Iglesia Católica).

De interés:

Comments are closed.