8

Un médico de alma y cuerpo para Montevideo

El P. Pablo Jourdan, sacerdote desde hace 22 años y médico de profesión, fue designado Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis
Mons. Pablo Jourdan durante la entrevista con Entre todos/ Fuente: Federico Gutiérrez

A través de una comunicación de la Nunciatura Apostólica en el Uruguay, se informó que el Papa Francisco designó al Padre Pablo Jourdan, sacerdote de la Diócesis de Minas y párroco de San Carlos Borromeo en José Pedro Varela (Lavalleja), como nuevo Obispo Auxiliar para la Iglesia de Montevideo.

Desde que se conoció la noticia, los católicos de la capital buscan conocer un poco más a la persona que será un importante apoyo para las tareas pastorales y de gobierno de la Arquidiócesis. Entre Todos e ICM  tuvieron la oportunidad de dialogar con el próximo Obispo Auxiliar de Montevideo.

Serena alegría

La lluvia que ha tenido a mal traer a los montevideanos durante casi una semana cede durante 15 minutos. El fotógrafo se apura y aprovecha esta pausa climática para sacar las fotos en el jardín del Arzobispado de Montevideo. El P. Pablo Jourdan está un poco tenso y comenta: “Me tendré que ir acostumbrando”. Minutos después, ya más distendido, comienza la entrevista.

En sus ojos, y en sus palabras, se refleja una serena alegría por lo que está viviendo. Cuando se le pregunta por lo que siente desde que se enteró que sería obispo, contesta: “Al pasar los días fui sintiendo un profundo agradecimiento a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo por este nuevo llamado; así como también a nuestra madre la Iglesia, que a través del Papa Francisco me pedía este servicio. Desde el día que me lo comunicaron no he dejado de pedir la gracia”.

Es consciente, porque tiene 22 años largos de sacerdote, de que el nombramiento implica un servicio y una responsabilidad. Pero también tiene claro que es un llamado de Dios, que para esto ha dejado todo y ha seguido a Cristo.

4-obispo-auxiliar-p-pablo-jourdan-1-de-9

La familia y la fe

A través de su familia es que el P. Pablo Jourdan conoció la fe. Cuando recuerda su infancia dice: “Toda mi familia es cristiana, católica, practicante, sobre todo mi abuela y mi madre, acompañadas por esposos dóciles que siempre tuvieron una vida práctica cristiana. Además mi padre era paraguayo, un país muy católico; por tanto viví la fe desde muy pequeño”.

Pablo Alfonso Jourdan Alvariza nació en Montevideo el 23 de enero de 1964, a los dos días fue bautizado, “antes de salir del Círculo Católico, a la vieja usanza”, dice el sacerdote. Su familia estaba conformada por su padre (ya fallecido), su madre y cinco hermanos. Tiene dos hermanas, una de ellas religiosa consagrada, actualmente en Turín, y dos hermanos. Además tiene 15 sobrinos, lo que se dice una familia grande. En todo momento insiste en que la fe se vive en familia y que su propia familia vive en la fe.

La vida de sus primeros años, según sus propias palabras, fue normal, natural. Y cuando habla de natural hace referencia a los 15 primeros años que vivió en el medio del campo y en la ciudad Minas. Con el tiempo, el pequeño Pablo se mudó con su familia a un lugar cercano a Mariscala, pero la fe siguió constante. “Cuando vivíamos en el medio del campo íbamos a Misa a los pueblos y en Minas participaba en el Colegio Sagrada Familia”.

Fue en Minas, a través del colegio, donde tuvo una formación religiosa por parte de los hermanos que dirigían la institución. Allí hizo su primera Comunión. No muy lejos de ahí viviría una experiencia que le cambiaría la vida. “Misteriosamente, yendo al Verdún, rezando junto a mis padres a los pies de la Virgen, tuve la experiencia del llamado de Dios al sacerdocio y desde ese momento se quedó en mi corazón. Seguí haciendo mi vida normalmente, pero ya con esa idea”.

María en la vida del P. Pablo

María fue una presencia constante en la vida del P. Jourdan, “desde pequeño siempre ha estado metida en nuestra casa”, comenta. Su familia estaba relacionada con los salesianos, y por tanto la figura de María Auxiliadora era parte de los Jourdan. Además su madre se formó con las Hijas de María Auxiliadora.

El futuro obispo recuerda que su abuela siempre rezaba el Rosario y muchas veces los hijos y los nietos se sumaban. También esas idas al Verdún, algo muy habitual entre los minuanos, eran experiencias fuertes, “que hacían sentir a María muy viva”, subraya. A la hora de seguir el camino del sacerdocio, la presencia de la Madre de Dios fue fundamental.

Además, en todas las parroquias donde se desarrolló su ministerio, siempre estuvo la presencia de la Virgen por una cosa u otra. En muchas ocasiones a través de la propia María Auxiliadora, como cuando estuvo en Lascano, porque el colegio tiene una imagen de esa advocación, o durante los 12 años en Batlle y Ordóñez, donde en el cerro está la imagen y también el colegio que lleva su nombre.

Cuando habla de su experiencia pastoral distingue muy bien entre los 15 años que estuvo en Montevideo, inserto en la vida parroquial —mientras estudiaba y jugaba al fútbol — y el interior, donde la situación es muy distinta. Para el P. Jourdan, en sus destinos pastorales de la diócesis minuana, “la parroquia es más una casa de familia, más cercana a la gente, con más posibilidades de compromiso con todo el pueblo”.

“Se ven los mismos problemas que en todos lados, las mismas dificultades, pero con menos cantidad de gente, entonces se puede dar una respuesta diferente. En cada pueblo y cada ciudad se vive de forma distinta”, afirma.

Entre la Medicina y el fútbol

Otro espacio importante de su vida lo ocupa la Medicina. La profesión nace como un deseo de servir y está muy relacionado con su vida de sacerdote; pastor de alma y cuerpo, se podría decir. Hoy, al recordar esos años de estudio y discernimiento, dice: “Empecé a estudiar Medicina, pero cuando estaba en el tercer año me decidí por el sacerdocio. En ese momento me acompañaba Nicolás Cotugno, que me dijo que siguiera y después, ya como Arzobispo, me motivó a que continuara. Y cuando pasé a la Diócesis de Minas, con Monseñor Víctor Gil, entonces congenié las dos cosas. Mientras estudiaba Medicina, estudiaba la Filosofía desde afuera y cuando terminé la carrera ingresé en el Seminario. Pude terminar las dos cosas”.

¿Y el fútbol? Siempre le gustó. De niño jugaba en el campo, y cuando llegó a la capital, para terminar el bachillerato, enseguida se puso a jugar en Central Español. Con el club de Palermo salió
campeón en las divisiones inferiores y esto posibilitó su llegada al plantel de primera, con solo 18 años.

El P. Pablo Jourdan fue compañero de muchos de los campeones uruguayos de 1984, un hecho que aún es histórico para Central Español. De hecho, muchos de esos jugadores hicieron una importante carrera en el fútbol. “Tuve que hacer la opción porque se sumaban el fútbol, la medicina y el sacerdocio. Entonces un día, conversando con un director técnico, Roberto Fleitas, me dijo: ‘Vos dedicate a estudiar’”, recuerda y ríe.

La despida y la bienvenida

Movilizante para el futuro Obispo Auxiliar de Montevideo han sido las palabras de Mons. Jaime Fuentes, Obispo de Minas. “Me dijo que lo que el Papa Francisco viene pregonando lo veía en mi persona; lo que me dejó en paz y es un halago muy importante para dar este paso”. A pesar de esto, la gente de Lavalleja lo tomó con una doble sensación. “Por un lado una alegría muy grande, y me hicieron sentir como que fue una elección de ellos mismos, que estaban 100% de acuerdo con el Papa. Y por otro lado, estaba dolida y hasta lagrimeando porque me venía para Montevideo”, comenta.

Así y todo está contento con su nuevo destino ya que su recibimiento en Montevideo ha sido excelente. “Con el Card. Daniel tuve una acogida muy grande, muy cercana, con todo el apoyo. Nos encontramos ya para dar los primeros pasos y conocer los nuevos desafíos y tareas”, concluye.

Comentarios(8)

  1. Joaquín says

    Felicitaciones Padre Pablo
    Suerte en tu tarea de obispo

  2. Oscar Sánchez says

    Excelentes personas él y toda su flia. Fueron mis compañeros en la Fraternidad C. Maria de Nazaret. Que Dios te bendiga. Abrazo grande

  3. Adriana Chiesa says

    Gracias por este nuevo siervo de Dios!Es necesaria la sanidad Espiritual en en Cuerpo Mistico

  4. Gladys Pereira says

    Muchas felicitaciones Pablo.muchos exitos.abrazo!!!!

  5. Maria Isabel González says

    Felicitaciones!!! Gran persona !!!

  6. Martha Sessa says

    ¡¡¡¡FELICITACIONES P.PABLO!!!! EL SEÑOR TE BENDIGA SIEMPRE EN TU CAMINAR DE SERVICIO…CON MUCHO CARIÑO Y RECUERDOS LASCANENSES,
    FRATERNO ABRAZO, MARTHA

  7. Sara Cabrera says

    Excelente persona humana,carismático y gran compañero en la vida espiritual.

  8. Irma says

    Una gran alegria por el y como dijo el tristeza porque se va de nuestra Diócesis

Escribir comentario