No comments yet

“Esta amistad es una gran bendición”

Entrevista al Gran Rabino Ben-Tzion Spitz, amigo del Cardenal Sturla
Gran rabino Ben-Tzion Spitz

Después de tres años y medio, Ben-Tzion Spitz se volvió de Uruguay a Israel. En este país fue Gran Rabino, líder espiritual de la comunidad judía. Y aunque fue poco lo que estuvo aquí, en este tiempo se hizo amigo del Cardenal Daniel Sturla. Los dos demostraron con hechos que, tal como dice el Papa Francisco, es posible “construir puentes”.

¿Cómo se forjó esta amistad?
Cuando él fue designado Arzobispo, dio una bienvenida muy cália a los miembros de nuestra comunidad. Me acerqué a él, me introduje y luego tuvimos una reunión muy amistosa. De ahí surgió la idea de lo que en hebreo llamamos un “javrutá”, que es un estudio de a dos. Elegimos estudiar el libro del Éxodo y nos reunimos para esto cada una semana o dos. Él usa su traducción en español y yo tengo el original en hebreo. Después de leer, cada uno hace un comentario, basado en su conocimiento del texto, de las tradiciones, de los comentarios que hay sobre los versículos del Éxodo. Es algo fantástico y desde que comenzamos la relación, profundizamos en ella.

¿Hacen interpretaciones similares?
Sí. Yo comento mucho esto: traducción ya es interpretación. El hebreo es una lengua muy rica y cada palabra tiene más de un significado. Me sorprendió que la traducción que el Cardenal estaba usando es una interpretación que considero clásica-rabínica de cómo entender las palabras específicas. Hay mucho en común en el sentido que los dos damos al texto.

En toda amistad se comparten cosas. En su caso, ¿qué comparten?
El amor de Dios, el amor a nuestras congregaciones, el amor por el trabajo, un gran interés en el texto y en temas académicos, científicos y en los eventos del día. Siempre hablamos de lo que está pasando en el mundo, en Israel, Uruguay, Estados Unidos o Europa. Y los dos tenemos un gran interés en aprender.

¿Y las cosas que los dividen o toman de modo diferente?
Venimos de religiones distintas y tenemos creencias diferentes. Pero lo importante es que cada uno respeta al otro a pesar de que tiene visiones y tradiciones muy distintas.

Como líderes espirituales, ¿comparten situaciones o problemáticas?
Sí. Los dos estamos en un país muy laico -orgulloso de ser laico- y esto tiene un efecto sobre los miembros de cada comunidad. Creo que eso es particular a Uruguay. En junio de 2015 dimos juntos una charla sobre el rol de la fe en la familia moderna; tenemos casi la misma visión de la familia, que en una sociedad laica no tiene para todos el mismo sentido. Sentimos muy fuerte este asunto. Y muchos más, no faltan temas en común.

¿Cómo ve la espiritualidad de los uruguayos?
Hay una gran falta. La gente quizá encuentra la espiritualidad en el fútbol y para ellos el estadio es la Iglesia, esto es un tipo de religión. Creo que las personas sienten en su vida esta falta de espiritualidad y la van buscando en otros lugares, cuando la tienen en la casa. Es una pena y la gente tiene que aprovechar los recursos que ya tiene.

El Gran Rabino Ben-Tzion Spitz y el Cardenal Daniel Sturla /A. Jerozolimski - Semanario Hebreo

El Gran Rabino Ben-Tzion Spitz y el Cardenal Daniel Sturla /A. Jerozolimski – Semanario Hebreo

¿Qué lugar ocupan los valores religiosos en el mundo actual?
Se necesitan más que nunca. La situación actual en el mundo es una locura. Ni siquiera entendemos el mal que hay y el daño que estamos haciendo a nuestras almas. Hay respuestas en los textos sagrados, hay respuestas en las tradiciones de amor, bondad, misericordia, de amor al prójimo. Hay respuestas ahí y no hay que buscarlas en lugares raros.

¿Había imaginado una relación así con su par católico?
No, nunca. En mi vida religiosa siempre me relacioné con otras personas de la comunidad judía. En mi vida empresarial, trabajé con gente de todo el mundo y de todas las religiones, pero nunca tuve un vínculo así, nunca lo imaginé y para mí es una gran bendición.

¿Ha encontrado alguna resistencia dentro de la comunidad judía?
Muy poca. En general, a la gente de la comunidad le alegra mucho saber de este vínculo. Hay algunos que todavía recuerdan los siglos de historia negativa de la Iglesia con el pueblo judío y por esto tienen una reacción instintiva negativa hacia cualquier cosa católica, creo que vienen de esa fuente.

¿Cómo ve la relación actual de cristianos y judíos, en relación con el pasado?
En 2015 celebramos los 50 años de un cambio histórico en la Iglesia con respecto a cómo ve a otras religiones y al judaísmo en particular (ndr: la declaración Nostra aetate, fruto del Conclio Vaticano II). Creo que eso cambió las relaciones de una forma súper impritante. Lo vemos con el Papa Francisco y personalmente lo aprecio con el Cardenal Sturla. Es una amistad que, de un lado es históricamente una sorpresa y que, de otro lado, siento que hay que aprovechar.

¿Aprovechar qué?
Esa apertura, esa amistad, esa bondad, para mantener este tipo de relación y evitar que las cosas reviertan a la historia larga. Pero creo que no vamos a regresar a eso y veo mejoras. Cada día, cada año, hay más esfuerzos interreligiosos. Hay una confraternidad judeo-cristiana muy activa en Uruguay y en otros países del mundo, donde solo crece el entendimiento y la cooperación.

A mucha gente esta amistad le recuerda a la del Papa Francisco con el Rabino Abraham Skorka. ¿Usted lo ve así?
No conozco bien esa historia. He escuchado de esa amistad, pero cada amistad es algo único.

La entrevista en ICM Noticias – minuto 4:30

ICM noticias – 2016 10 21 – Bloque II  Más de ICMtv

Por Carolina Bellocq
Publicado en Quincenario Entre Todos, n° 388

Los comentarios no están habilitados.