1

Pasado y presente del Club Católico

Una institución vigente desde 1875
Fachada del Club Católico/ Fuente: Archivo de la Curia de Montevideo

Antecedentes y fundación del Club Católico

El Club Católico modela y afirma su identidad en un ambiente de secularismo creciente. Bastaría citar los debates surgidos en torno a la Reforma valeriana; el surgimiento de instituciones de neto cuño racionalista como el Ateneo; las leyes de 1885 de matrimonio civil obligatorio y de supervisión de conventos.

En el campo cultural el país se hallaba “en cruce polémico de ideologías, sin precedentes en su historia”, según expresión de Arturo Ardao. Fuerzas de origen religioso –el catolicismo y el protestantismo metodista- y corrientes de carácter filosófico –el racionalismo espiritualista y un positivismo incipiente-, en el que la juventud universitaria jugaría un destacado papel.

Superada en la década del 1860 la crisis del catolicismo masón, la Iglesia uruguaya, liderada por Mons. Jacinto Vera, enfrenta nuevos adversarios: el racionalismo deísta, el protestantismo metodista y el positivismo. El regreso a Montevideo luego de cursar doctorados en Roma, en 1875, de los jóvenes clérigos Mariano Soler, Ricardo Isasa y Norberto Betancur, fue el punto de partida de un nuevo ritmo en la vida de la Iglesia y de un nuevo estilo de participación del laicado católico.

El 25 de marzo de 1874 tuvo lugar la fundación de la Sociedad Filosófica-Religioso-Literaria, iniciativa de seis jóvenes católicos universitarios. El joven sacerdote Mariano Soler con sus fieles seguidores de aquella primera sociedad decidió el acercamiento de esa Sociedad a Mons. Jacinto Vera y su transformación en lo que sería el Club Católico de Montevideo, cuya sesión de fundación tuvo lugar el 20 de junio de 1875.

Objetivos y Misión del Club Católico

La nueva fundación sería centro de prédica de los valores cristianos y lugar de defensa de la libertad de enseñanza, así como salvaguarda de la fe católica de los jóvenes, evitando el divorcio entre ciencia y fe que se vivía en la Universidad. Existía preocupación en la Iglesia por mantener la identidad católica de los jóvenes que una vez entrados en la Universidad se volvían indiferentes o incrédulos, así como la actitud combativa ante el catolicismo de un significativo sector de los universitarios montevideanos.

Uno de los objetivos era nuclear a la juventud católica con el fin de posibilitar la síntesis de la fe, la filosofía y otras ciencias y animar al laicado católico en sus actividades en la Universidad y otros medios culturales.

La acción del Club Católico apuntaba a tres blancos: formación de la juventud católica; difusión de las doctrinas de la Iglesia en la prensa, en los centros de enseñanza y librerías; unión y decisión en la manifestación pública de la fe.

clubcatobras

Los protagonistas

Correspondió a Mons. Jacinto Vera un papel destacado en la fundación del Club Católico. Junto al obispo, cumplieron misión de guías al frente de jóvenes católicos, menores de 20 años en su mayoría, los directores del Club: Ricardo Isasa y Mariano Soler. Este último fue su gran inspirador, maestro, promotor, impulsor y orientador.
Junto a las autoridades eclesiásticas, el Club Católico debe su existencia a un núcleo de jóvenes laicos, no muy numerosos, en su mayoría muy fieles, que acompañaron a la institución en momentos de gloria y en tiempos de desazón.

Francisco Bauzá y Juan Zorrilla de San Martín fueron brillantes y destacados socios del Club Católico, que permitieron percibir la fecundidad de la cultura religiosa. El artista, nombrado presidente del Club en 1878, leyó por primera vez en público la introducción del “Tabaré”, su obra tan querida, en una de las veladas literarias del Club. Eso fue el 28 de junio de 1883.

Centro impulsor de proyectos

Casa madre de todas las instituciones laicas militantes del país, el Club Católico lanzó sus esfuerzos en el campo de la educación, de la prensa, de la promoción obrera, de la evangelización del creciente proletariado urbano, de la unión orgánica de todos los esfuerzos católicos.
El primer proyecto a destacar fue la fundación del Liceo de Estudios Universitarios, más tarde Universidad Católica o Universidad Libre de Montevideo.

Promovió la fundación de una Librería Católica y la organización de conferencias doctrinales marcadas por las polémicas con el Ateneo. Educación y religión, teorías sobre el origen de la Tierra, consideraciones sobre aspectos morales del racionalismo, fueron algunos de los temas que provocaron sonadas discusiones. Así, el Club Católico se instituyó en un centro de resistencia ante políticas secularizantes.

En un discurso del año 1900 Zorrilla de San Martín daba cuenta de lo siguiente: “De aquí salieron la idea, los recursos y los redactores que dieron nacimiento a ‘El Bien Público’, primer diario católico de la república (…); de aquí salió el pensamiento de la celebración periódica de nuestros primeros Congresos Católicos; de aquí el de la creación de los ‘Círculos Católicos de Obreros’ (…); aquí nació, por fin, la ‘Unión Católica del Uruguay’, entidad cívica a la que convergen todos nuestros elementos de acción”.

(Hasta aquí, tomado de “Monseñor Soler Acción y Obras” de Griego, Monreal y otros, del Capítulo “El Club Católico de Montevideo (1875-1890) Presencia de Mariano Soler” páginas 241 a 370, de la Dra. Susana Monreal)

clubcatreunion

El Club Católico hoy

A partir de la segunda mitad del siglo XX el Club Católico sufre un pronunciado declive en sus actividades e influencia, hasta su casi desaparición.

En el año 2003 la Iglesia compra Radio Oriental, pasando a ubicar los estudios y la administración de dicha emisora en el primer piso de la sede que, desde el 04 de agosto de 1884, pertenecía al Club Católico. Esto es en la calle Cerrito, entre Treinta y Tres y Misiones.

En el año 2004 se instala la Librería Editorial Arquidiocesana (LEA) en la misma sede del Club Católico, ocupando uno de los locales que dan sobre la calle Cerrito.

En el año 2016 se asientan en el edificio del Club, el resto de las plataformas y dependencias del Departamento de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Montevideo (DECOS): la Oficina de Prensa, el canal web ICMtv, el portal web y el quincenario Entre Todos.

Ese mismo año se produce un relanzamiento del Club Católico en estrecho vínculo con el DECOS, concibiendo al Club como un lugar de identidad, encuentro y pertenencia de los católicos uruguayos, en diálogo abierto con la diversidad cultural. Esta institución se entiende, además, como un instrumento de la Iglesia para transparentar el Evangelio en la sociedad uruguaya del siglo XXI principalmente a través los medios de comunicación social, promocionando la cultura y la generación de pensamiento católicos.

La nota fue publicada en el número 418 del quincenario Entre todos

Commentario(1)

  1. maria del carmen delbono says

    Me encanto lo redactado del club catolico., no sabia toda su historia .. Q importante fue mariano soler.,cuantas cosas se lograron x su iniciativa.
    Trabaje 13 años en la facultad deteologia q lleva su nombre !! Muchas gracias.. Saludo a ustedes en. Cristo jesus !!!!🙏🙏🙏👏👏

Escribir comentario