No comments yet

Las reliquias de San Felipe y Santiago ya están en la Catedral

Fueron colocadas en un altar lateral el día de los santos patronos de Montevideo
Los restos de los santos están en dos relicarios /C. Bellocq

La fiesta litúrgica de los apóstoles San Felipe y Santiago, 3 de mayo, fue la fecha elegida para colocar en su lugar definitivo las reliquias de los santos patronos de la ciudad, traídas a Montevideo en octubre pasado con motivo del Encuentro con María. Cuando en 2016 se hizo un reconocimiento de los restos de los santos que están en la Basílica de los 12 apóstoles de Roma, el Cardenal Daniel Sturla pidió al párroco unas reliquias para Montevideo, ciudad confiada a su patrocinio. Las gestiones continuaron gracias a la generosidad del sacerdote romano, de la Archicofradía del Santísimo Sacramento y del párroco de la Catedral, el P. Juan González.

Para todos ellos pidió un caluroso aplauso el Cardenal al momento de ubicar las reliquias en su lugar definitivo: el altar de San Pedro, en el lado derecho de la Catedral Metropolitana. Allí, bajo la estatua del apóstol, están los dos relicarios cubiertos con cajas de vidrio y expuestos a la veneración popular.

Las reliquias están en el altar de San Pedro, en el lado derecho de la Catedral /C. Bellocq

Las reliquias están en el altar de San Pedro, en el lado derecho de la Catedral /C. Bellocq

La ceremonia tuvo lugar después de la Misa de 12, que se celebró en honor a los santos apóstoles y estuvo presidida por el Cardenal Arzobispo y concelebrada por el Auxiliar, Mons. Milton Tróccoli, y otros sacerdotes. “Agradecemos tener a estos apóstoles como patronos”, destacó el Arzobispo en la homilía, donde explicó quién es cada uno de ellos y cómo fueron designados protectores de la ciudad en 1726, incluso antes de la llegada de Bruno Mauricio de Zabala.

Santiago fue una figura clave en la comunidad de Jerusalén, de la que fue su primer Obispo. Según recordó el Cardenal, fue quien impulsó la apertura del cristianismo al mundo no judío. Por su parte, Felipe fue quien presentó a Jesús a Natanael. Lo invitó a tener la experiencia de conocer a Jesús. “Queremos, como ellos, hacer experiencia de Jesús. También nosotros estamos llamados a conocerlo y anunciarlo, igual que los apóstoles”, recordó el Arzobispo, quien agregó que “Jesus es maestro en el arte de vivir. Es hermano. Y también es amigo. Nos elige y queremos elegirlo a Él. Esto es lo que nos recuerda Felipe con ese ‘ir y ver'”.

Como los apóstoles, los cristianos están llamados a tener el “atrevimiento de dar a conocer al Señor”, así como de vivir la fe pues, tal como destacó el Cardenal. “la fe, si no se practica, se oxida. Tiene que ser vivida”, agregó.

Las reliquias estuvieron durante toda la Misa en la parte de adelante del templo, cerca del cirio pascual encendido. Al terminar, los miembros de la Archicofradía las llevaron en procesión, con velas, incienso y el canto de las Letanías de los Santos, hacia el altar lateral donde serían entronizadas. El Cardenal rezó una oración y luego él y Mons. Tróccoli las colocaron, una junto a la otra. Después hizo un momento de oración y pidió un aplauso para los santos y para todos los que hicieron posible que ahora estén en Montevideo. Los celebrantes se retiraron pero el resto de la gente no: todos se acercaron a los relicarios para rezar, mirar más de cerca o sacar fotos a los restos de los patronos, que desde hoy están expuestos para la veneración popular.

Mons. Milton Tróccoli ubica las reliquias de Santiago /C. Bellocq

Mons. Milton Tróccoli ubica las reliquias de Santiago /C. Bellocq

Los fieles ya pueden venerar los restos de los patronos de Montevideo /C. Bellocq

Los fieles ya pueden venerar los restos de los patronos de Montevideo /C. Bellocq

Galería de imágenes en Facebook

Escribir comentario