No comments yet

La huella de Dios en nosotros

El Proyecto Renacer inauguró una capilla dedicada san Luis Martin y santa Celia Guérin
Capilla de san Luis y santa Celia

El miércoles 28 de diciembre, en la Fiesta de los Santos Inocentes, se inauguró la Capilla dedicada a los santos Celia y Luis Martin, padres de Teresita de Lisieux, en el predio del Proyecto Renacer. También se entronizaron las reliquias de primer grado (fragmentos del cuerpo) del matrimonio Martin- Guérin, que llegaron el pasado lunes directamente del Santuario de Alençon, en Francia. La Misa fue presidida por el Cardenal Daniel Sturla, y concelebrada por el obispo auxiliar de Montevideo, Milton Tróccoli, Monseñor Raúl Scarrone, obispo emérito de Florida, acompañados por varios sacerdotes y muchos allegados al Proyecto Renacer. Además, la inauguración de la capilla coincidía con el 25°aniversario de ordenación del Padre Gustavo Larrique, ocd, fundador y responsable del proyecto.

Una familia consagrada a Dios

En la homilía, el Cardenal Daniel Sturla dijo que era “un día muy adecuado para inaugurar esta capilla que se ha dado a llamar santuario de la familia”. Hizo memoria de la Fiesta de los Santo Inocentes, en la que se puede ver la “crueldad de los poderosos que se opone a la bondad y ternura del Evangelio de la Navidad, del nacimiento”. Destacó que a “Teresita de Lisieux le encantaba, le fascinaba este misterio de los santos inocentes. La metía en esa realidad del haber dado la vida por Jesús. Gozando del cielo por pura gracia. La llevaba a pensar en sus cuatro hermanitos fallecidos muy pequeños a los que ella se encomendaba”.

El Arzobispo compartió que a santa Teresita la considera su hermana y amiga “me ha acompañado en mis años de formación, a lo largo de mis años de vida sacerdotal y últimamente como obispo”. Recordó que cuando estuvo en Roma para el Sínodo de la Familia, en octubre de 2015, pudo participar en la canonización de los padres de Teresita, lo que lo llenó de alegría. Contó que además en marzo del mismo año le llegó la consulta para la canonización. Y reflexionó “mirá santa Teresita, tener que votar para la canonización de tus padres”.

El Cardenal Daniel Sturla, citó unas palabras que santa Teresita dedicó a sus padres: “Eran más dignos del cielo que de la tierra”. Calificó de muy buena idea poner el nombre de los santos Celia y Luis a la recién inaugurada capilla “que el Padre Larrique ha querido ofrecer para esta diócesis”. Sobre este matrimonio de santos, sostuvo que “ambos habían pedido consagrar sus vidas a Dios”. Luis era un gran contemplativo y quiso entrar en los monjes de San Bernardo en los Alpes. Celia había querido ser hija de la caridad de San Vicente de Paul. Luis era 10 años mayor que Celia. Se casaron la noche del 12 de julio de 1858 (fecha en la que se celebra la memoria de estos santos).

Comparando la actitud de los padres de santa Teresita, el Pastor de nuestra Arquidiócesis reflexionó que “las parejas dicen <<esperaremos, primero tenemos nuestro tiempo, vamos a ver si uno o dos hijos>>, o directamente <<no queremos tener>> . Todo esto es fruto de un pesimismo existencial, que ha anidado en el corazón de muchos en el mundo occidental y también en este Uruguay querido. Totalmente fuera del sentido cristiano de la vida”. Añadió “que tiene que ver con el hecho de la belleza de la vida, de traer hijos al mundo, que no son sólo hijos de los padres, sino que son hijos de Dios llamados a la eternidad”. Sobre el matrimonio de estos santos dijo que con los hijos “vinieron las primeras alegrías y los primeros duelos. Tuvieron 9 hijos, de los cuales 4 fallecieron prontamente”.

Exterior de la Capilla / Fuente: ICMtv

El sí a Dios

El Arzobispo de Montevideo advirtió que “la clave era la vida sistemática que llevaban, de misa diaria, de oración, de meditación y enseñarles a los hijos, desde pequeños, de Dios. Yo a veces escucho muchos cristianos católicos, hasta en mi familia, que dicen <<los mandamos a colegios de monjas o curas y nada>>. Y yo les digo <<Y por casa como andamos>>”. Los padres cristianos saben que lo más importante que pueden transmitirle a sus hijos es la fe. Es la huella que Dios dejó en cada uno de nosotros.”

El Cardenal Daniel Sturla continuó con la reseña de la vida del matrimonio de santos franceses “A sus catorce años, Teresita le dice a su padre que quiere entrar al Carmelo. <<Aún eres muy joven>> le dice el padre, la respuesta más esperable”. Pero ante la insistencia de la futura santa, Luis Martin tiene una reacción sorprendente y dice “Que Dios le dispensaba un gran honor pidiéndole de aquel modo a sus hijas”, en alusión a las cinco hijas que serán consagradas. “La alegría de una familia auténticamente cristiana, es experimentar la alegría y el honor que significa que el Señor Jesús haya posado sus ojos sobre uno de sus hijos y lo haya llamado a la vida sacerdotal o religiosa. Y hasta que no hayan muchas familias que en Uruguay no sientan eso, que lejos estaremos realmente de ser cristianos” señaló el Cardenal.

Sobre el final de la homilía, el Arzobispo de Montevideo elogió el trabajo del Proyecto Renacer, y reflexionó “Y cuanto de amor, de ternura, de inteligencia, paternidad, maternidad y fraternidad, hay que tener para comprender, acompañar y cuidar a hermanos nuestros”. Agregó sobre el lugar que se estaba inaugurando “que bueno que esta capilla está dedicada a estos padres santos, matrimonio santo. Nosotros acá vemos la victoria del amor, de la pureza, de la belleza, de la alegría de la familia reunida. Porque es el triunfo del Evangelio de Jesucristo el Señor”.

Para concluir, el Cardenal Daniel Sturla, quiso rezar por “las familias de todos los uruguayos. Traemos también a los niños inocentes, de un modo particular a todos los que mueren o son matados en los vientres de sus madres”. Finalizó pidiendo “Que el Señor nos llene de alegría en este día”.

Celebración de la Misa / Fuente: ICMtv

 

Dios no deja de creer en nosotros

Sobre el final de la celebración, el Padre Gustavo Larrique, ocd, remarcó que se “inaugurado hoy la tercera capilla, en estos 28 años de ayudar a muchas familias a desatarse de las drogas y a retomar un camino de vida”. Recordó que “la primera de ellas se llama Nuestra Señora de la Contemplación de Valizas, en Barra de Valizas. La segunda es la de Florida que ahora está en manos de la Familia de María. Y la tercera es esta de los Santos Celia y Luis. Por supuesto que no era el objetivo hacer capillas, no lo es. Pero en cada lugar que pasamos quedó la huella de Dios plasmada en capillas”.

El Padre Larrique señaló que las capillas “tienen algo en común: fueron hechas con muchísimo amor. Con mucho esfuerzo y trabajo. Se congregó a mucha gente voluntaria, se organizaron beneficios y sobre todo han generado una enorme alegría. La de hoy era una caballeriza del siglo XIX, funcionó como centro diurno para nuestros jóvenes y testigo, por lo tanto, de muchas historias de vida”. Aseguró que la idea de mudar el oratorio surge el día de la canonización de los santo Celia y Luis. Además agradeció y recordó a todos los que colaboraron con la idea de hacer una capilla, los llamó “un desfile de Reyes Magos, que trajeron sus ofrendas”.

Larrique, fundador y encargado del Proyecto Renacer se preguntó “¿Qué nos transmiten Celia, Luis y sus hijas desde este lugar ,que fue un establo y ahora es una capillita?”, a lo que respondió “la belleza del matrimonio, la belleza de la familia. Esa gran escuela de humanidad y santidad”. Añadió que Renacer “hace 28 años intenta ayudar a las familias heridas por las drogas”.

Finalmente el sacerdote carmelita dijo que “intentamos decirle a todos que la vida es un regalo muy valioso, que hay que cuidarlo. No importa si uno tiene fe o no. Dios siempre tiene fe en cada uno de nosotros”. Y recordó emocionado que “un papá policía me dijo un día, cuando su hijo terminaba el proceso de rehabilitación: <<Yo no creía en Dios, y Dios creyó en mí y en mi hijo.>>” Concluyó diciendo “Quiero expresar públicamente a todos ustedes que no hay cosa más hermosa, ni tesoro más valioso que encontrarse con Jesús Vivo y resucitado. Gracias a los que dan la vida todos los días de forma silenciosa y escondida”.

Comments are closed.