4

Iglesia lanza un programa para reavivar la fe de los montevideanos

El Programa Misionero Jacinto Vera "Casa de todos" busca llegar a los que han abandonado la práctica religiosa
Fiesta San Felipe y Santiago: Fuente: Decos Montevideo

Por Santiago Silva Ledesma para Entre Todos

En la fiesta de San Felipe y Santiago de este año se realizó el lanzamiento del Programa Misionero Jacinto Vera: Casa de todos. Es un plan que busca llegar a las personas que han abandonado la práctica de los sacramentos de la Iglesia, especialmente a los bautizados alejados de la práctica de la fe. El proyecto involucrará a todos los católicos, que se sumarán cada uno desde su lugar, siendo ellos mismos misioneros.

"El programa está dirigido fundamentalmente a personas mayores de 20 años que han dejado la práctica sacramental (…). Queremos llegar en primer lugar a ellos, para que juntos con ellos nos hagan ser fuertes para seguir evangelizando", destacó el P. Daniel Kerber, Vicario Pastoral de la Arquidiócesis de Montevideo, en el acto de lanzamiento del proyecto que será ejecutado entre 2018 y 2020.

Motivaciones que alientan

Una encuesta realizada por Equipos Consultores aportó datos interesantes para darle sentido al programa y plantear los objetivos. Uno de los aspectos que refleja la encuesta es que el 40% de los montevideanos se dice católico, unas 550.000 personas. De ese 40%, un 30% considera la religión muy importante, unos 150.000 católicos. Pero de esos 150.000, solo 40.000 participan activamente de la vida de la Iglesia y realizan práctica sacramental.

El P. Kerber recordó que: "Estamos acá porque somos Iglesia, y Jesús hizo la Iglesia para evangelizar. Jesús entregó su vida anunciando el reino y le entrega a los apóstoles esa misma misión, nosotros como Iglesia existimos para evangelizar. Si no evangelizamos no estamos llevando adelante la obra que Jesús nos encomendó. Por eso quisimos ponerle al Programa Misionero Jacinto Vera el lema 'Casa de todos' (…). Lo que quiere este programa es hacernos encontrar a todos con Jesús".

Desde el Arzobispado se preparó un documento que explica el proyecto. El mismo fue entregado a los sacerdotes y comunidades de la ciudad, y luego presentado al gran público en la Fiesta Arquidiocesana. En ese texto se explica que los programas evangelizadores han ayudado a concretar las recomendaciones pastorales y aportan a la labor del día a día de la Iglesia. Con este proyecto se busca trabajar en esa línea.

Casa de todos

En la Carta del Arzobispo a los presbíteros del 20 de diciembre de 2017, se describe el Programa Misionero Jacinto Vera. Allí se explica que el programa busca involucrar a todos, procurando que al menos dos parroquias de cada zona pastoral sean lugares que cuenten con la posibilidad y los elementos para salir, buscar y acoger a las personas que vayan.

"Desde junio de 2018 vamos a proponer distintas actividades en las parroquias que asuman el programa misionero Casa de todos para llevar adelante esta formación", agregó el P. Kerber.
Además, está planteado el objetivo de despertar en muchos el deseo de un compromiso apostólico para salir al encuentro con los demás. Para esto se pensó un programa “parroquias de puertas abiertas”, en donde las personas que se acerquen a los templos puedan descubrir la fe o profundizar en ella. En este programa se continúa trabajando en la línea del objetivo general planteado en la carta Pastoral “Iglesia en salida, evangélica y transparente”, de marzo de 2017. Este objetivo es, según lo indica la carta: “Impulsar el encuentro personal y comunitario con Jesús resucitado, conocer el amor del Padre y animados por el Espíritu, ser testigos de su salvación”.

En las parroquias se realizará un trabajo “cuerpo a cuerpo” para invitar a amigos y familiares alejados de la fe. "Va a ser un trabajo de hormiga en donde cada uno de nosotros, los cristianos que estamos participando activamente en la Iglesia, se anime a ser testigo y a traer a otro para decirle que vale la pena dejarse alcanzar por el amor del Señor", señaló el P. Kerber.

2-kerber

Mons. Jacinto Vera: el capitán

El Venerable Jacinto Vera (1813-1881) fue el primer Obispo de la ciudad de Montevideo, nombrado el 13 de julio del año 1878. A partir de que asumió como Vicario Apostólico del Uruguay, comenzó a recorrer todo el país, en medio de un contexto en donde la situación de la Iglesia era un poco desoladora. Tiempo después, los impulsos de la secularización hicieron que el Venerable se enfrentara a que el gobierno de la época desconociera su autoridad de Vicario y lo desterrara.

Esto no hizo que él bajara los brazos y gracias a su oración constante y a un accionar decidido, logró llevar adelante su acción apostólica. Dentro de las acciones que realizó se encuentra la promoción de las vocaciones, la fundación del Seminario, la promoción de la llegada de congregaciones religiosas masculinas y femeninas, la promoción del laicado católico y el impulso de la prensa religiosa. Este celo apostólico lo convirtió en el patrono ideal del programa que ahora se lanza.

Etapas del programa

Junio 2018 – Marzo 2019
Trabajo con las parroquias: equipos, formación de agentes, adaptar el programa a la realidad de cada barrio.

Marzo – Abril 2019 (cuaresma y semana santa)
Preparación inmediata para la misión en las parroquias y comunidades. Oración y testimonios. Acercar a amigos y familiares alejados de la fe.

Abril – Mayo 2019 (tiempo pascual)
Realización de la misión: salir, recorrer, visitar, anunciar e invitar.

Mayo 2019
Encuentro artístico (musical), testimonial y celebrativo (orante).

Junio 2019 (Pentecostés)
Se invitará para integrar grupos de renovación de la vida cristiana: lectura orante, pequeñas comunidades, coro, pastoral social, misión, participación en la Misa dominical.

Noviembre 2019
Comienza la preparación del Congreso Eucarístico Nacional.

Abril 2020 (domingo II del tiempo pascual)
Profesión de fe arquidiosesana.

Octubre 2020
Congreso Eucarístico Nacional.

Mons. Jacinto Vera - Venerable

Nació un 3 de julio de 1813 y el 6 de junio de 1841 se ordenó sacerdote. El 4 de octubre de 1859 fue designado Vicario Apostólico, pues Uruguay todavía no tenía autonomía jurídica y dependía de Bueno s Aires. El 13 de julio de 1878 se convirtió en el primer Obispo de Montevideo. Falleció el 6 de mayo de 1881 en Pan de Azúcar, Maldonado.

Comentarios(4)

  1. Rocío de Blanco says

    Sin duda una idea inspirada por el Espíritu Santo que el Pbro. Daniel Kerber llevará a la realidad de “tender puentes” que es parte de la evangelización. Hace muchísimos años que en mi Parroquia soy catequista de Iniciación y trabajo con los chiquis, aprendiendo de ellos mucho más de lo que les enseño. Esa experiencia me lleva a sugerir hacer algo especial con ellos -como hace la Infancia Misionera- porque sin duda los padres se acercarían mucho más a la Iglesia si fueran sus hijos los que los que los acompañaran. Vemos que en la celebraciones de la Eucaristía de primera comunión hay más asistencia y alegría que en cualquiera otra.

    Que el Padre nos fortalezca en esta maravillosa misión de mostrar Su amor que no pasa, que nuestro Señor Jesucristo, nos acompañe cada día en la conversión y el testimonio de vida a través del que cada hermano pueda verlo a Él como único catequista y que el Espíritu Santo nos conceda sus dones para llevarlo a cabo y mostrar sus frutos.
    Que el Señor bendiga los bendiga y los guarde en esta hermosa tarea de llevarlo a todos.

  2. Silvia Sterla says

    Me parece muy interesante todo lo propuesto en el programa, megustaría saber si en las demás diócesis se realizará algo similar. Pertenezco a la diócesis de Salto.
    Silvia

  3. Sonia says

    Excelente propuesta.Quiera Dios sean muchas las parroquias que se adhieran a este Plan Pastoral

  4. Margarita Colombino says

    Como se hace para integrar y formarse en un equipo para el programa Misionero Jacinto Vera casa de todos? Soy de pocitos y estoy muy interesada. Gracias

Escribir comentario