1

Un ícono de la Ciudad Vieja en restauración

La Parroquia San Francisco de Asís, declarada Monumento Histórico Nacional en 1975, sufre el paso del tiempo
1864 es el año en el que se comenzó a construir el templo definitivo. F. GUTIÉRREZ

Entrar a la Parroquia San Francisco de Asís, ubicada en Ciudad Vieja, es un viaje al Montevideo del siglo XIX. Allí se encuentran, por ejemplo, la fe de bautismo de José Pedro Varela, la partida de defunción de José Antonio Lavalleja, el acta matrimonial de Giuseppe Garibaldi... hay constancias de bautismo y matrimonio de la mayoría de las familias fundadoras de Montevideo: desde los primeros Sanguinetti, Herrera o Pittamiglio; grandes apellidos de la construcción social del país han pasado por esta parroquia. Se puede mirar el índice de bautismos o el matrimonial y encontraste con una cantidad de nombres que tapizan las calles de la ciudad.

"En este templo uno puede tocar la historia con las manos, es una parroquia original, no es remodelada. Tiene la arquitectura original, a diferencia de otras parroquias antiguas que han sufrido varias remodelaciones. Quizá sea la única original en Montevideo de esa época”, cuenta el P. Mauricio Cabral, actual párroco de San Francisco de Asís. El templo se comenzó a construir en el año 1864 según el proyecto arquitectónico del Arq. Víctor Rabú y fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1975. “Con el tiempo, recorriendo la parroquia, uno empieza a darse cuenta del amor que hay en cada rincón. Fue edificada con los mejores materiales, cada altar tenía lo mejor... es extraordinario”, agrega el sacerdote.

Desde 2007 se realizan obras de restauración en el templo. F. GUTIÉRREZ

Desde 2007 se realizan obras de restauración en el templo. F. GUTIÉRREZ

La antigua parroquia
La historia, en realidad, empieza un poco antes de la construcción. Fue erigida como Parroquia San Francisco de Asís el 2 de diciembre de 1840. En ese momento en Montevideo había un Vicario Apostólico, Dámaso Antonio Larrañaga, y se nombró al padre Lorenzo A. Fernández como primer cura párroco. En 1856 asumió como nuevo párroco Martín Pérez; quien trató de reconstruir el templo por considerarlo en mal estado, pero la comisión encargada para ello acabó tomando la decisión de demolerlo y construir uno nuevo en el mismo solar.

El templo fue derribado en 1863 y adquirieron un solar más grande, donde se podría levantar “una iglesia que a la vez de llenar las necesidades del público, haga honor a la culta ciudad de Montevideo”, según expresó Don Jacinto Vera, vicario apostólico en ese momento. En 1864 se proyectó y comenzaron las obras del nuevo templo, en 1874 se realizó el primer servicio religioso, en 1881 se inauguró la nave central, en 1910 se terminó la torre y el 14 de diciembre de 1900 el Arzobispo de Montevideo, Monseñor Mariano Soler, bendijo la cripta del Señor de la Paciencia, donde se encuentra la imagen del mismo.

Cripta del Señor de la Paciencia. F. GUTIÉRREZ

Cripta del Señor de la Paciencia. F. GUTIÉRREZ

La cripta del Señor de la Paciencia
"En la cripta se ve una fe distinta, tiene una religiosidad popular... la gente es dueña del lugar y lo respeta mucho”, cuenta el P. Mauricio. Este lugar se encuentra debajo de la parroquia, la entrada es por el costado, pasando un portón y bajando una escalera de mármol. El P. Martín Pérez pensaba donar la parte de la cripta para hacer el Mausoleo Nacional, donde los héroes de la patria pudieran descansar. Pero Mons. Mariano Soler la quiso destinar para poder venerar la imagen del Señor de la Paciencia, que estaba en la antigua casa de ejercicios espirituales de los jesuitas.

La paredes de ese templo subterráneo están recubiertas de mensajes escritos por los fieles. En algún momento se utilizaron para escribir, como un cuaderno. “La paredes hablan del dolor de la gente, sus esperanzas, necesidades y deseos... cosas muy profundas. La cripta es oscura y, si se iluminan rincones, siempre se encuentran frases y oraciones nuevas (…). Hay personas que me cuentan que desde hace 50 años vienen a rezar... Un señor de 85 años que viene todos los viernes me dijo que hace precisamente 85 años que viene acá, su madre lo traía en brazos y bajaba las escaleras de rodillas hasta el altar del Señor de la Paciencia”, agrega el P. Mauricio.

Las paredes de la cripta están cubiertas de mensajes escritos por los fieles. F. GUTIÉRREZ

Las paredes de la cripta están cubiertas de mensajes escritos por los fieles. F. GUTIÉRREZ

Proceso de recuperación
En el año 2002, ante la gravedad de los desprendimientos de revoque y cornisas exteriores, la Arquidiócesis de Montevideo decidió poner en marcha la Comisión Pro-Restauración del templo de San Francisco de Asís. El estudio de Arquitectura Collet-Neri realizó el primer diagnóstico de la situación edilicia y de seguridad en 2006 y se iniciaron las tareas de saneado de las fachadas, que aún continúan en 2019.

“Es fundamental la restauración de este templo ya que se trata de una manifestación cultural única, irrepetible por su ubicación, fruto de la fe y el esfuerzo de la comunidad católica de mitad del siglo XIX, pero a su vez, bien patrimonial de todos los uruguayos, que sigue impregnando y recordando valores artísticos y religiosos”, señala el Arq. Francisco Collet.
Y el P. Mauricio añade: “Me parece importante la remodelación de la parroquia; no para conservar un edificio, que tiene en sí mismo muchísimo valor, sino para conservar la memoria. Acá hay historia viva fundamental para conocer la historia de la Iglesia en el Uruguay. El país fue levantado por la Iglesia, la Iglesia tuvo notablemente que ver en la construcción histórica del país. La construcción, los documento, las paredes... hablan de que la Iglesia era el centro de la vida”.

Desde el año 2007 hasta la fecha se han realizado numerosas tareas de restauración edilicia gracias al esfuerzo de la Comisión Pro-Restauración, que ha gestionado y conseguido fondos, siempre en etapas. Cuatro párrocos han pasado desde el inicio del proyecto y se ha mantenido un plan de prioridades.

F. GUTIÉRREZ

F. GUTIÉRREZ

Las metas están por encima de lo conseguido; pero a lo largo de estos 12 años se ha logrado cumplir con la sustitución de techos y arreglo de su estructura, colocación de nuevas aberturas en la torre, trabajos en la fachada principal, reparación estructural del campanario y el saneado de todo el interior que habilita el templo para su uso. Quedan por terminar la fachada que da a la calle Solís, las terrazas de las galerías, el interior del templo y la parte de adentro de la cripta. Las obras se realizan en la medida de la obtención de fondos y la prioridad es siempre la seguridad edilicia. No está determinado el plazo de obra.

Se han recibido importantes aportes a través de una cuenta del BROU (Cuenta Fundación Cultural San Francisco del Puerto: 00157 0421 00002), de la Bienal, donaciones anónimas y muchas pequeñas ayudas que han sumado. “Hay que reconstruir esto para conservar la memoria, quien no conserva la memoria no se dirige a ninguna parte, no tiene futuro. Si se trata de reconstruir esto es porque confiamos en el futuro de la Iglesia. Reconstruir no es mirar hacia el pasado, es mirar hacia el futuro... se reconstruye pensando en dejar algo a los que vienen, algo que tiene raíces. No es sostener una pared, es sostener la vida cristiana que sigue corriendo por estos templos”, concluye el P. Mauricio.

Imagen de San Benito de Palermo

La imagen de San Benito de Palermo habla de las cofradías de negros y de "Las llamadas", que nacieron como llamadas a procesiones del Santísimo Sacramento. Esa cofradía ya no existe, pero la estatua recuerda cómo era la ciudad y la fe de esa época. “No era una fe afrobrasileña, era una fe católica”, explica el P. Mauricio. 

capilla-san-francisco-8

 

El campanario: torre de vigía del puerto

Fue la torre de vigía para la entrada y salida de barcos del puerto de Montevideo durante mucho tiempo. Desde allí se ve toda el área portuaria. En su cúspide tenía una cruz de hierro, que se cayó en un gran temporal en 1923. Actualmente esa cruz se encuentra en la cripta y está en buen estado de conservación.

F. GUTIÉRREZ

El primer órgano del Uruguay

Todavía se encuentra en la parte superior de la parroquia ,y en perfecto funcionamiento. Es un órgano de marca Walcker, de origen alemán. Fue traído al Uruguay en 1886.

capilla-san-francisco

Mobiliario y ornamentos con más de 200 años

En la sacristía se encuentran muebles del antiguo colegio de los francisanos, adonde concurrió José G. Artigas. La cruz que hay en la entrada de la cripta ya estaba en el año 1725.“Seguramente Artigas haya rezado alguna vez frente a esa cruz en el colegio”, cuenta el P. Mauricio.

capilla-san-francisco-6

Restos del P. Martín Pérez

En una bóveda en la cripta del Señor de la Paciencia se encuentran los restos mortales del Padre Martín Pérez, cura rector de la parroquia por 39 años gran impulsor del templo. “Era un sacerdote que, según cuenta la historia, murió muy pobre porque lo puso todo acá”, afirma el actual párroco de San Francisco de Asís.

capilla-san-francisco-3

Commentario(1)

  1. Maria Elena Fojo says

    Tengo casi 83 años y siendo niña recuerdo la voz de mi madre que me decia cada viernes, vamos al Señor de la Paciencia, Bajabamos la escalinata junto a muchisima gente, preciosos recuerdos, , de mi madre que me guio por el camino de la Fe.
    Bendiciones para todos , gracias por el Boletin que trae tan lindas noticias de nuestra Iglesia Viva de Montevideo.,

Escribir comentario