1

Anunciar a Cristo es para todos

Celebración de la Fiesta de San Felipe y Santiago en clave de misión
Misa de la Fiesta de San Felipe y Santiago/ Fuente: Fabián Caffa

El viernes 3 de mayo, en la Catedral Metropolitana, se celebró la Fiesta de San Felipe y Santiago, patronos de la ciudad de Montevideo. La Misa fue presidida por el Card. Daniel Sturla, acompañado por los Obispos auxiliares, Mons. Luis Eduardo González y Mons. Pablo Jourdan, además de sacerdotes, seminaristas y una buena cantidad de fieles. Luego se realizó una adoración eucarística, momento en que los presentes pidieron a Cristo que los acompañe y los fortalezca en este tiempo de misión.

“Tuve hambre y me diste de comer”

En la homilía, el Arzobispo de Montevideo destacó el momento especial que está viviendo nuestra Iglesia con la misión “Casa de Todos”, que “da a la celebración de la fiesta de nuestros patronos una alegría singular”. Argumentó que esta alegría que se vive como Iglesia proviene de una entrega apostólica “que no se queda mirando el ombligo sino que sale, mira lejos, a los otros, mira al hermano”.

Para el Card. Daniel Sturla los cristianos deben aprender a mirar a Cristo “en el hermano que sufre, que pasa necesidad, que está enfermo, que está preso”. Agradeció todos los momentos que en su vida y en la vida de la Iglesia se hizo literal la cita evangélica del capítulo 25 de San Mateo: “Tuve hambre y me diste de comer”.

“¡Qué bueno que esto esté tan presente en nuestra Iglesia! Hay grupos que hace 40 años visitan hospitales: una señora con su grupo van semana tras semana al Hospital Pereira Rossell, grupos que visitan las casas de salud, otros que visitan las cárceles, otros que visitan a los chicos privados de libertad en los centros del INISA”, añadió.

El Card. Daniel Sturla no quiso olvidar “a los grupos de jóvenes que hacen limpieza en alguna escuela u hospital, o que construyen casas a quienes no las tienen, que están en situaciones inhumanas. Y a esto le podemos sumar las grandes obras de caridad de la Iglesia: escuelas en barrios muy pobres, CAIF´s, Club del Niño, los Cottolengos, los hogares de ancianos”. Y comentó: “esto nos habla de una Iglesia del amor, de la compasión, samaritana, que vive eso que está escrito en San Mateo”.

whatsapp-image-2019-05-07-at-5-05-38-pm-1

“En Jesús resucitado encontramos la fuente inagotable del amor”

Para explicar de dónde proviene esta vitalidad que se da en la Iglesia, el Card. Daniel Sturla acudió a la primera lectura de la Misa, de la Carta de San Pablo a los Corintios: “Hermanos, les recuerdo el Evangelio que yo les he predicado, que ustedes han recibido y al cual permanecen fieles. Cristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día”.

“Es el kerygma: el anuncio central de la vida y de la fe cristiana”, dijo. Y explicó: “Es allí, en Jesús resucitado, donde encontramos la fuente inagotable del amor. Es su Espíritu el que mantiene vivo en nosotros su memoria; que nos da las fuerzas para pelar las papas para la olla; pasar frío en las noches de invierno, llevando la oración y el plato caliente; adentrarnos en barrios difíciles; ir a los hospitales y a las cárceles”.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida”

Más adelante, el Arzobispo de Montevideo reflexionó sobre las palabras con las que Jesús se define en el Evangelio: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. “Es Él realmente aquel por el cual vale la pena vivir y morir, entregar la vida. Es Él que da sentido a nuestro caminar, que sana las heridas más hondas de nuestro corazón, que nos tiende la mano para levantarnos, que nos perdona los pecados y nos da la salvación, la vida eterna”, subrayó.

Y sobre estas palabras de Jesús argumentó: “Frente a tantos momentos que podemos vivir de encrucijadas en la vida; Él nos dice: ‘Yo soy el camino’. Frente al relativismo, que parecería que no se sabe qué está bien y qué está mal, todo depende del encare y de la subjetividad; Jesús nos dice: ‘Yo soy la verdad’. Frente a la cultura de la muerte, del sinsentido, de la droga, del descarte; Él nos dice: ‘Yo soy la vida’”.

Después, señalando el costado del altar, el Arzobispo dijo: “aquí desde el 3 de mayo del año pasado están colocadas las reliquias de nuestros patronos Felipe y Santiago. La Iglesia es apostólica, está fundada sobre el testimonio de los apóstoles que vivieron con Jesús”. Subrayó que “los apóstoles sabían que la fuente inagotable del amor, que es el centro de la vida humana y de la evangélica, es el corazón de Cristo Jesús”.

whatsapp-image-2019-05-07-at-5-05-38-pm

“Somos una Iglesia en salida, no de boquilla”

Siguiendo la homilía, el Card. Daniel Sturla hizo foco en el momento de misión que se vive en nuestra ciudad. Citó al Papa Pablo VI en una de sus exhortaciones: “Evangelizar significa llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y con su influjo transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad”.

Explicó el Arzobispo de Montevideo que “habrá un Uruguay nuevo no si gana tal candidato o tal otro, lo habrá si somos nosotros hombres y mujeres nuevos, enamorados de Cristo, empapados del Evangelio, llenos de amor para ser una Iglesia samaritana, llenos de la parresía, de la audacia apostólica”.

Animó a los presentes a salir de misión ahora, sin dilación: “Capaz que no estamos en las mejores condiciones, capaz que nos falta un poco más de entrenamiento, un poco más de táctica… pero ahora estamos jugando el partido que se llama misión ‘Casa de Todos’”. “Somos una Iglesia en salida, no de boquilla. Porque discursear todos lo podemos hacer; el tema es estar en la línea, estar jugando el partido”, agregó.

Sobre el final, el Card. Daniel Sturla llamó a los presentes a observar el ejemplo de los apóstoles Felipe y Santiago, y a imitar el fervor misionero del primer obispo de Montevideo, Mons. Jacinto Vera. Remarcó que son muchos lo quienes se han preparado para salir: “adolescentes, jóvenes, adultos, veteranos; no hay edad para anunciar a Cristo, es para todos”. “Le pedimos al Señor por nuestra misión, siempre bajo el amparo y el auxilio de la Santísima Virgen, la Virgen de la Patria, la Virgen de los Treinta y Tres. A ella también nos encomendamos”, concluyó.

Commentario(1)

  1. IRENE says

    SIN PALABRAS ¡¡¡ ESTÀ TODO DICHO POR NUESTRO CARDENAL DANIEL STURLA ¡¡¡ PARA MEDITAR, PONER EN PRÀCTICA, COMPARTIR ¡¡¡ DIOS LES BENDIGA A TOD@S ¡¡¡

Escribir comentario