1

Amor y misericordia ante el sufrimiento

Entrevista con el Pbro. William Bernasconi, Director de la Pastoral de la Salud
Acompañando / Fuente: Iglesia de Montevideo

El próximo domingo, 11 de febrero, se llevará adelante la Jornada Mundial del Enfermo. Esta celebración, instituida por san Juan Pablo II en 1992, “tiene como objetivo manifiesto sensibilizar al pueblo de Dios y, por consiguiente, a las varias instituciones sanitarias católicas y a la misma sociedad civil, ante la necesidad de asegurar la mejor asistencia posible a los enfermos”, según el propio pontífice. El día elegido para esta jornada, el 11 de febrero, fiesta de la Virgen de Lourdes.

El sábado 3 de febrero el programa Tendiendo Puentes, que se emite por Radio Oriental, recibió al Director Arquidiocesano de la Pastoral de la Salud, el Pbro. William Bernasconi. ICM comparte con ustedes algunos pasajes de la extensa entrevista.

La pastoral de la salud como un llamado de Dios

El Pbro. William Bernasconi explicó que la pastoral de la salud “es la acción pastoral de la Iglesia, es meterse allí donde está el enfermo, sea una enfermedad curable o incurable. Signo de la presencia de Jesús ante el enfermo, ante la familia y ante el personal sanitario, para comunicar esa presencia cercana de Jesús con los gestos y las palabras”.

Como director de esta pastoral describió el perfil de los agentes que trabajan en los centros asistenciales, enviados por la Iglesia de Montevideo. Dijo que dicho perfil se basa en la guía del CELAM Discípulos misioneros en el mundo de la salud. Guía de pastoral de la salud para América Latina y el Caribe.

Bernasconi enfatizó que para formar parte de la pastoral de la salud “lo primero es estar bien psicológicamente. Estabilidad emocional, estabilidad psicológica para poder acompañar al enfermo y a la familia. Hay que estar bien porque vamos a estar muchas veces en contacto con el misterio del sufrimiento y en algunas ocasiones ante el misterio de la muerte”.

También mencionó como condición necesaria “formar parte activa de la vida de la Iglesia. Esto quiere decir estar integrados en una parroquia, ser miembros activos de la comunidad, participar todos los domingos de la Misa dominical”. Lo tercero que destacó “es sentir un llamado a acompañar en estas situaciones tan adversas de la vida. Cuando existe este llamado hay una fortaleza interior, que es la fuerza del Espíritu, que nos va también animando, sosteniendo, conteniendo, para hacer lo mismo con los demás”. Remarcó la importancia del discernimiento “que lo hace uno en la oración, pero también con los pastores”.

Acompañamiento humano y espiritual

En cuanto a la formación, el actual Director de la Pastoral de la Salud recordó que “hace muchísimos años la Arquidiócesis tiene formación en la pastoral, a iniciativa del P. Vitale Doroskevich, que fue el primer Director de la Pastoral de la Salud, que además fue el encargado de organizarla”. Los cursos con el paso del tiempo se fueron renovando, “en estos últimos 10 años hemos hecho la formación de una forma diferente, sobre todo con énfasis en el aspecto humano y espiritual”.

Actualmente, los cursos hacen hincapié “en escuchar al enfermo y no tanto el dialogar permanentemente con él, sin dejar que el enfermo exteriorice lo que le está pasando”. Pero subrayó que “no quiere decir que lo que estaba antes estaba mal, eran otros tiempos, otra realidad, hoy necesitamos mucho ser escuchados, más aún el enfermo”.

Otro tema del que habló Bernasconi fue de la proliferación de las empresas de acompañantes y como esto también influye en la formación brindada. En la pastoral de la salud se forma para escuchar al enfermo, “es tomar las actitudes de Jesús de bondad, de la compasión, de la misericordia y de la ternura a la hora del acompañamiento humano y espiritual”, esto no se brinda en los servicios de acompañantes.

Un tema delicado cuando se trata de acompañar a un enfermo es el de la familia. El encargado de la Pastoral de la Salud dijo que en la formación “lo mismo que planteamos para el acompañamiento del enfermo, lo planteamos para el acompañamiento de la familia, con algunas variantes. Pero así como se plantea principalmente escuchar a la persona enferma también se plantea en primer lugar escuchar a la familia”. Explicó, además, que “la familia necesita exteriorizar, como el enfermo, toda la angustia, toda la tristeza y ,aunque a veces no aparezca en el diagnóstico, la posibilidad de la muerte”.

La presencia de la Pastoral de la Salud se da en muchos centros hospitalarios. En el Pereira Rossell hay una capilla (reinaugurada el año pasado), también en el Hospital Vilardebó y en el Hospital Militar. Por su parte, existe una capilla en el Sanatorio Americano, que es el único centro privado que cuenta con una. A esto se agrega el Hospital Maciel, donde están las Hijas de María Santísima del Huerto y es el único centro donde hay religiosas viviendo. En esos lugares, entiende el sacerdote, “es más fácil el relacionamiento y el diálogo con las autoridades”.

bernasconi-william

El dolor y el sufrimiento

El Pbro. William Bernasconi también reflexionó sobre el tema de los cuidados paliativo. En este contexto hizo memoria de los comienzos de la renovación de la pastoral de la salud, “en la formación recibida en Colombia con los Padres Camilianos, que son expertos en el tema del trabajo con los enfermos, aprendí de ellos la distinción entre dolor y sufrimiento”.

El sacerdote fue muy claro en la distinción “el dolor se calma con la morfina o con otro analgésico, el sufrimiento no se calma con alguna técnica o con algún analgésico; el sufrimiento se calma con amor. El Papa Francisco dice que misericordiando es como calmamos el sufrimiento del enfermo o de la familia. Y de eso la Iglesia tiene experiencia”.

Agregó que el sufrimiento también se calma con una escucha atenta, desde el corazón, “se calma el sufrimiento cuando se alcanza esa empatía entre el agente de la pastoral de la salud y la persona enferma que se abre y expresa lo que siente, miedos, penas, frustraciones”. “Así que dolor con analgesia y sufrimiento con amor y misericordia”, remarcó.

En este marco, el Director de la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis participó, en 2017, del 2° Congreso de Medicina y Cuidados Paliativos, respondiendo a una invitación de los organizadores. Justamente se quería abordar, por primera vez en Uruguay, el tema de los cuidados paliativos espirituales.

Para el Pbro. Bernasconi “fue una linda oportunidad de dialogar con muchos médicos, enfermeros y enfermeras, que me preguntaron cuál era la propuesta de la Iglesia, de cómo acompañar. Y también surgió la pregunta de cómo la Iglesia puede ayudar en esto, porque no sabían que ya trabajábamos en el tema de los cuidados paliativos espirituales”.

El sacerdote comentó que tuvo la posibilidad de dialogar con directivos de centros asistenciales con los que se podría trabajar el tema de los cuidados paliativos espirituales en el futuro. “Esto no quiere decir que vayamos a hablar de la Iglesia Católica, sino de la espiritualidad en el cuidado del enfermo”, agregó.

Jornada Mundial del Enfermo

La Jornada Mundial del Enfermo, se realiza desde 1993, esta será la vigésima sexta edición. Es costumbre, a nivel mundial, que en las diferentes diócesis el obispo local celebre una Misa en un santuario mariano por todos los enfermos. En el caso de Montevideo la celebración es el Santuario de la Virgen de Lourdes, en la Av. De las Instrucciones.

El Pbro. William Bernasconi comentó que “ya desde el tiempo de Mons. Nicolás Cotugno comenzamos esta experiencia también en nuestra diócesis, con la celebración de la Misa de las 5 de la tarde en el Santuario de la Gruta de Lourdes”. Añadió que con el tiempo “ incorporamos lo que se hace en Lourdes, en Francia, que al finalizar la Misa el obispo sale caminando por los pasillos centrales con el Santísimo, impartiendo la bendición. Esa es de las cosas que más impactan y emocionan”. Los últimos años la Eucaristía fue presidida por el Obispo Auxiliar de Montevideo, Mons. Milton Trócolli, que ha colaborado mucho con la Pastoral de la Salud.

Este año la Misa por los enfermos será presidida por el Cardenal Daniel Sturla. El actual Arzobispo ya había presidido la celebración de las 11 horas, pero es la primera vez que presidirá la de las 17.

Precisamente para toda la jornada del 11 de febrero, el Pbro. Bernasconi llama a todos los ministros extraordinarios de la Comunión para brindar su servicio en la en el Santuario de la Gruta de Lourdes. Quien quiera colaborar con el trabajo del próximo domingo debe escribir un correo electrónico a la dirección pastoralsalud@adinet.com.uy

Además, el Director de la Pastoral de la Salud adelantó que el próximo 21 de abril, en el teatro del Club Católico, se realizará el Primer Encuentro de ministros extraordinarios de la Comunión. Así mismo, se preparan una serie de cursos de formación para agentes de la pastoral. También se proyecta para el 2 de junio, previo a la fiesta de Corpus Christi, una jornada de reflexión y Adoración Eucarística de los ministros extraordinarios de la Comunión y de todos aquellos que lo deseen.

Quienes se quieran integrar a la pastoral deberán estar integrados en una comunidad parroquial, pedir el aval de párroco presentando al candidato. Además quienes desean participar en centros asistenciales, a través de la pastoral de la salud, deben ser enviados por la propia pastoral.

Commentario(1)

  1. roquelina Curbelo says

    muy buena la explicación del P.Bernasconi-y tambien el ejemplo que nos da Benedicto xvi–que prepara su peregrinación para la casa delPadre-nuestra casa-he ayudado en la enfermedad personas-diciéndole JACULATORIASy me las repito yo–Angel de mi guarda -dulce compañia no me desampares ni de noche ni de día y a mi muerte llévame a los brazos de JESUS Y DE MARIA—–
    u otra también–·”-Dulce corazón de Maria eres mi salvación-“

Escribir comentario